Cenicienta

Como en un cuento de hadas,
te vistes por la noche con tu mejor vestido,
los zapatos de cristal y una corona 
y bailas melodías 
que se hubieran compuesto para ti,
para que tú danzaras 
en brazos del amor, 
agarrada
al brillo de una estrella 
y el vuelo de tu falda 
volara hasta tus sueños.
Es de noche –vieja cómplice de los poetas-
cuando brillan los astros y se dicen
las palabras de amor que el día silencia.
De día, deshollinas chimeneas y remiendas
harapos y sacudes 
el polvo acumulado de las mañanas grises.
Y yo te observo hacer,
sentado como un tonto sobre una calabaza,
esperando 
                 no sé qué campanadas
para que no se rompa 
                                   nunca más 
                                                    el hechizo 
y puedan convivir tus noches y mis días.

©Santiago Pérez Merlo

2 comentarios: