Sin escape

La tristeza, el dolor, el malestar
no se buscan:
es más, se huye de ellos.
O se intenta. 
Y sin embargo, a veces, 
se te incrustan en el alma
como si no hubiera otra cosa.
Y no puedes huir.
No te dejan escapar.