Turismo

Caminar sin rumbo fijo:
desde el sol hasta las nubes y volver
por el camino en sombra,
debajo de las olas del mar y de la mano
de sirenas y tritones.
Encaramarse luego a las terrazas
sobre deltas y estuarios
en un hotel de una gran ciudad
-por ejemplo, la nuestra-.
Y dejarse mecer, al final de la jornada,
por el tenue latido
de un pecho apaciguado.
Ahí, donde termina, comenzaba 

el viaje.

©Santiago Pérez Merlo

1 comentario: