“Errare humanum est”

Malvendo mi derecho a equivocarme 
a cambio de una única 
certeza sin fisuras
pero que sea capaz de convencerme.
(Aviso que no valen ecuaciones
ni dogmas de fe, ni paradigmas.)
Que alguien me convenza -por piedad-
que merece la pena 
por tal o cual motivo, salirse de la cama
y afrontar cada día
con la mínima esperanza 
de que hay algo, hoy, que puede mejorar.
(Y nótese que digo “cada día”, 
no vale un día bueno entre veintidós malos.)
¿Nadie se atreve? ¿Veo una mano alzada?
Ah, no: la señorita llamaba a un buen amigo.
Sigo reivindicando por lo tanto 
mi derecho al error de pisar este mundo
como si eso le interesara a alguien...
Y me vuelvo a la cama.

©Santiago Pérez Merlo

3 comentarios:

  1. Sr.Merlo...seguramente cuando toma el avión..no le parece tanto error pisar éste mundo...Hay que volar..!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja... no sabe usted nada ;) Pero tiene razón: cuando cojo un avión ya vuelo, no piso la tierra... en el más amplio sentido de la expresión...

    ResponderEliminar
  3. Siempre es bueno pisar este mundo y sobre todo pisar la tierra despues de volar!!!.Bonito poema, aunque con.in fondo algo amargo...Aplausos

    ResponderEliminar