Carpe diem

Algún día, cuando abras los ojos,
los míos se habrán cerrado para siempre.
Entonces será tarde.
Entonces será nunca.
Y “nunca” nunca es siempre
para quienes
no creemos que hay vida más allá
de esta vida.


“Collige, virgo, rosa”,
-dijo alguien-
mientras veía caer uno tras otro
los pétalos, clavarse en las espinas.

Quizá creas que no. Pero sí: 
esto es un poema de amor.

©Santiago Pérez Merlo

1 comentario:

  1. Gimm2010@gmail.com7 de enero de 2018, 20:58

    Poema de amor, pero «agridulce»?Quizás quien te lo inspira comprenda la esencia que encierra...Muy bonito!!!

    ResponderEliminar