Descreído

Es verdad. No creo en dios.
Y cada vez menos en la humanidad
-así entendida como ente casi abstracto-.
No creo en el amor universal
-pero sí en el de los hombres-.
No creo en la poesía 
ni creo en los poetas
-también en cuanto gremio-.
No creo en las cosas que no veo.
A duras penas creo en mí
-y sólo como efímera materia-.

Creo en tu boca cuando dice mi nombre
-y cuando me besa-.
Creo en las “buenas noches” de mi hija.
Creo en la mirada honesta de mi perro...
Y poco más. 
Pero tal vez es suficiente.

4 comentarios:

  1. Es suficiente...si cada ser humano cree lo que crée el poeta...¿hace falta creér más?En lo póco que parece que crée...se encierra tódo lo creíble. ..🌷🌷

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez... no me atrevo a decir nada más “tajante” 😉🌼🌼

      Eliminar
  2. Gimm2010@gmail.com7 de abril de 2018, 17:21

    Original poema, Santiago...no es ser un descreído si crees en las cosaa concretas, pero importantes de la vida; tanto que las hace universales...el amor, tu hija, la fidelidad de tu perro...y seguro que hay más cosas en las quue crées como hombre y como poeta...Aplausos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm... Sí... en mis padres, por ejemplo 😉
      Muchas gracias, Gimm

      Eliminar