Antología

Uno a uno separo, metódicamente,
los casi mil poemas que escribí.
Voy haciendo montones procurando
que ninguno sea más alto que otro.
Tres torres de papel 
que contemplo sin prisa.
Arrojo poco a poco 
el primer montón al fuego; lo veo
lentamente consumirse 
y desaparecer.
El siguiente, voy dejándolo caer al mar,
la tinta se diluye,
el papel se deshace y la corriente
acaba por llevarse cada verso.
Para el tercero cavo
un profundo agujero junto a un árbol
y lo entierro.

Sólo queda un poema: 
ese que aún no he escrito y que un día
te ha de llevar el viento.

7 comentarios:

  1. Un poema maravilloso
    ...!!Hace mucho tiempo que no leía algo tan hondo...tan al corazón.
    Gracias Sr. Merlo
    🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷

    ResponderEliminar
  2. Su mirada es la que trae belleza al mundo, Amelia.
    G R A C I A S
    De corazón .
    💜💜💜

    ResponderEliminar
  3. Para bailar con él y dejarse mecer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sirtaki, por ejemplo 😉😊🤗
      .... O una balada de Elvis 😏😊😍

      Eliminar
  4. Gimm2010@gmail.com2 de mayo de 2018, 19:32

    Es cierto, este poema podria ser musicado para ser bailado...aunque la propia letra ya encietra toda la musicalidad posible. Precioso poema, Santiago. Aplausos, aplausos...

    ResponderEliminar