Alien

Me miro en el espejo y veo,
como tantos otros
hombres y mujeres
que se miran de buena mañana,
no al hombre que soy
ni al niño o al joven que fui
si no a lo que de todos ellos
queda dentro.

Como aquella Diana,
mito erótico, lagarta,
de la  primera adolescencia
que arrancaba jirones de su piel
para mostrarse como era
en un ritual de desnudez
pavoroso y adorable.

Veo capas de mí
Fotograma de "Alien 3"
que se superponen
pero es el mismo pelo
antes más rubio y menos
salpicado
 –ya casi humedecido-
de canas
y es el mismo rostro
con arrugas nuevas,
con algo más de barba
que a los quince años
y los mismos ojos
quizá menos miopes
pero igual de ciegos
para algunas cosas…

Es el alien
-por seguir con la ciencia-ficción-,
que nos habita y acompaña
desde dentro esperando morder
a su Sigourney Weaver.
Es eso que algunos llaman alma
y yo prefiero concebir mascota
caprichosa,
a veces fiera,
inagotable y fiel
desde el día de nacer
hasta la tumba.

Ahí está. Lo veo
en el espejo y me saluda.
Aún tengo que ponerle un nombre.

©Santiago Pérez Merlo

6 comentarios:

  1. Nombre para el alien: Rogelio.
    Razones:
    1.- Suena a rojerío (malo, demonio)
    2.- Era el nombre de un perro callejero de cuando era niña y que, a pesar de llevarle comida diariamente, ladraba y gruñía cada vez que nos acercábamos.
    3.- No sé si influida por la imágen del perro, pero siempre me imagino a los Rogelios, babeando y sudando la gota gorda.

    ResponderEliminar
  2. Icreible!!!, genial!! Te superas por momentos. Sigue, sigue...

    ResponderEliminar
  3. Increíble y creativo.
    Otra vez sorprendida y leyéndote. Un placer.
    Enhobuena de nuevo Santiago . Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Con dos o tres ya va la cosa suficiente....intentar un "octavo pasajero" es aventura temeraria...

    ResponderEliminar
  5. Impresionante poema...!!En él describe Vd.a todos los humanos...Cada uno con su alíen. .

    ResponderEliminar