Hasta la vista

No quiero hablar en estos días.
No quiero hablar porque todo
tiene una luz difusa:
convivencia, distancia,
mar, avenida, cielo...
han cambiado.
Nada es lo que era,
pero nadie se cansa de decir.
El amor, el desamor
viven emparedados. O muy lejos.
Incluso Libertad es una palabra vana
que se confunde 
con la cola del pan,
el paseo del perro.
No quiero hablar 
porque todos decimos lo mismo.

Cuando el mar 
sea de nuevo el mar y la calle
un lugar cotidiano;
cuando besarse vuelva a ser
una pasión y no un anhelo
-o, peor, un convencionalismo-;
cuando “todo esto pase”
(qué tiene exactamente que pasar)...
tal vez me atreva a hablar.
Siempre que antes
no me haya quedado mudo. 

4 comentarios:

  1. Los
    Poetas no enmudecer ni cuando muertos...quedan siempre sus poemas!! 🌹🌹🌹🌹

    ResponderEliminar
  2. La voz del poeta jamás enmudecerá.
    Cuando pase todo esto habrá que hablar de muchas cosas en la nueva y esperanzadora vida que habrá de venir...
    Precioso poema, Santiago!! �� �� �� ������

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gimm... quién sabe qué habrá qué decir cuando pase lo que tenga que pasar... 🤗🤗🤗🌼🌼🌼

      Eliminar