El cuadro

Como “el caminante 
sobre el mar de nubes”,
contemplo las montañas y la bruma.
Pero no veo 
lo que tengo ante mí. 
Miro mis riscos, mis valles,
los despeñaderos interiores
a los que un día tal vez 
me abismaré sin miedo,
sin aprensión: sin pena.
O, tal vez,
un día remonte esos mismos picos,
incluso las nubes. 
Y me arroje al cielo. 
Todo es una caída. 
Morir es caer. Salvarse es caer. 
Y en no pocas ocasiones
caer -donde yo caigo-
es vivir. 




4 comentarios:

  1. Un poema que lo dice todo.Vivir es solo eso...vivir!!
    Gracias Sr.Merlo 🌹🌹🌹🌹🌹

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema, Santiago!!!
    La vida siempre es un abismo, pero en el que estamos inmersos ahora es tan inquietante o más que el cuadro, que supongo, te ha inspirado.. Pero a pesar de todo, vivir, siempre vivir!! �� �� ��������

    ResponderEliminar