No es igual decir “gracias”
que estar agradecido.
No es lo mismo un “te quiero”
que el amor.
Es distinto tener miedo que afirmar
“estoy asustado”. 

Las palabras casi nunca alcanzan. 
El corazón no es una laringe.

2 comentarios: