La huida


Huimos de la realidad. 
Buscamos en los sueños, 
la poesía, la música...
algo que nos libere de las esclavitudes.
Metemos la cabeza como el avestruz,
como los topos ciegos cavan sus madrigueras.
Pero el sol sigue quemando.
Y las nubes -tan negras a veces-
siguen tapando su luz.
Y nosotros huimos, huimos,
corremos sin destino.
Pero no escapamos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario