Sombra

Se prolonga la sombra en el asfalto
de un señor que olvidó su sombrero
(curiosa paradoja)
en alguna revuelta
del pretérito imperfecto y simple.
Simplemente lo olvidó, sin más,
porque no necesita protegerse del sol
ni de las inclemencias.

Parece caminar con la cabeza alta,
sólo un punto por debajo
del paso del corazón, sin tratar de esquivar
ni árboles ni piedras...
Al fin y al cabo, se trata de una sombra:
ya evitará caer -si es que es posible-
el hombre que la persigue.

2 comentarios:

  1. Precioso poema que nos recuerda que todos perseguimos una sombra...la felicidad..!
    🌷🌷🌷

    ResponderEliminar