Deconstruido

No me había dado cuenta:
he salido a la calle descalzo pero igual
he seguido caminando.
A los pocos pasos, se cayeron mis pies,
pero seguí andando sobre los muñones.
Después, se cayeron las piernas, los brazos... 
pero yo seguí avanzando.
Al final, me abandonaron 
huesos, músculos, vísceras...
Mi cerebro cayó por una alcantarilla.
Mi corazón siguió rodando calle abajo. 

2 comentarios:

  1. Siempre se lo digo...su corazón...esa es su fuerza...esa es LA FUERZA..
    PRECIOSO poéma...en su línea del último tiempo...que no es peor..Gracias muchísimas.🌷🌷

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 🤷🏻‍♂️ No sé usar otra cosa para escribir... ni para vivir si me apura... que eso sea “la fuerza”... lo dejaremos para Yoda 😜
      Y GRACIAS a usted: siempre, todas.

      Eliminar